viernes, 30 de octubre de 2009

Y si supieras…

Si supieras que pienso en ti,
en tus pasos,
esperando tu regreso,
imaginándote,
en la noche
desnuda,
desnuda
en la noche,
cuando el cansancio muere
tras la ducha,
cuando el cuerpo se vuelve prisionero
entre toallas y sombras,
que esconde exuberancias
que atormentan,
tras el cristal.
Y tu pelo se derrama
entre cortinas,
que atraviesan las miradas
fugitivas,
sedientas
de tu piel mojada,
de tus pechos jugosos
que se reflejan en el espejo,
en mis ojos
que buscan tu boca,
y mi boca te busca
para perderse,
para encontrarte,
para saciarse
en la embriaguez
en medio de la oscuridad.
Y si supieras…
que no te conozco.