Mostrando entradas con la etiqueta La sal de tu ausencia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta La sal de tu ausencia. Mostrar todas las entradas

sábado, 15 de septiembre de 2012

La sal de tu ausencia



Alguna veces, cuando los días nos dejan solos,
huelo la sal de tu ausencia
y presiento el murmullo de tus secretos
que se petrifican en la roca.

La mirada naufraga entre las olas,
allá por el atardecer,
cuando el Sol acaricia el horizonte
y tu rabia contenida se adormece.

Entonces, me abrazas para sentirme isla,
 prisionero de tus orillas,
 libertad adherida
al azul inmenso.

Cierro los ojos para navegar en las noches
por los mares de espinas
cuando la luna siembra su velo
en el aleteo de luz
surcado por la estela de los viajeros
por donde se esparcen sus sueños.

Somos peces secos,
jareas de alma marina
que arrastran las corrientes
 para buscamos en las orillas:
esclavos, piratas, bucaneros y polizones;
hombres y mujeres de maletas vacías,
cruzadores de charcos de sueños rotos.

En el fondo descansan nuestras derrotas,
tumbas de sirenas  y sus cantos,
viento que se vuelve brisa aletargada
cuando se pierde la última batalla.

Hoy, también, vuelvo a oler la sal de tu ausencia
cuando llega la noche,
y escucho, al cerrar los ojos,
el oleaje que llevo dentro de mí
y me arrastra sin saber a dónde.